ENTREVISTA A NOÈLIA MUDARRA: EL ABOGADO TIC Y LOS DERECHOS DE IMAGEN, LA PROPIEDAD INTELECTUAL…

–          Las nuevas tecnologías han llegado para revolucionar la realidad tal y como la conocíamos. Esta nueva realidad exige de una progresiva adaptación de la legalidad y a partir de ella surge el abogado especializado en derecho digital.

En efecto. Cada vez existen, no sólo más usos de la tecnología y la sociedad de la información a nivel particular, sino más profesiones que centran su actividad en la presencia online, como los Community Managers, Bloggers profesionales, Youtubers, gestores de marca personal o una gran variedad de Startups con base tecnológica que se crean para la gestión o prestación de las más variadas actividades o servicios.

A partir de esta nueva realidad surge el abogado especializado en TIC o abogado digital, que no sólo asesora en materia de derecho de nuevas tecnologías sino que también abarca, de manera transversal, otras ramas del derecho en aquellos ámbitos afectados por las tecnologías. En una sociedad digitalizada como la actual, debemos destacar la importancia que adquiere la protección de determinados derechos como son los derechos de imagen y los derechos de propiedad intelectual e industrial.

Hoy en día cualquier usuario puede generar y publicar contenidos online, crear una página web personal, un canal en Youtube, subir contenidos a cualquiera de sus perfiles en redes sociales o compartir contenidos de terceros. Esto se traduce en un volumen enorme de informaciones y contenidos que cada día se publican y reproducen en Internet con alcance internacional.

Así, es fácil que una imagen que alguien ha subido a Instagram o en su blog personal en cualquier país de Europa pueda ser utilizada, por terceros, para ilustrar un artículo de opinión en un periódico online, un blog o incluso para crear un meme; o que emitan en televisión tu último videopost sin tu consentimiento. Es más, puede ser uno mismo quien esté vulnerando derechos de un tercero creando y publicando contenidos sin saberlo y se encuentre con una reclamación.

–          En este escenario ¿con qué mecanismos o normas contamos los ciudadanos para protegernos ante infracciones o vulneraciones de nuestros derechos?

Los ciudadanos no sólo contamos con la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) para protegernos de posibles vulneraciones de nuestros derechos personales, sino que además contamos con otras leyes, como la Ley sobre protección del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen y, en cuanto a creaciones propias, la Ley de Marcas o la Ley de Propiedad Intelectual.

Ha habido casos de plagio reiterado, por parte de las grandes marcas de moda, de imágenes, ilustraciones o diseños de terceros.  Es el  caso de una conocida bloggera española, a quien tuvieron que avisar de que un conocido actor estadounidense llevaba puesta una camiseta con una imagen suya. La marca de moda había estado lucrándose con la imagen de la bloggera sin su consentimiento. La marca en cuestión, no sólo estaba vulnerando los derechos de imagen de la bloggera -además de atentar contra su privacidad sin su consentimiento- sino que también podía estar vulnerando los derechos del autor de la fotografía, del copyright.

–          ¿Y qué puede hacerse en un caso como éste?

En cuanto a los derechos de imagen, existe la vía civil, en la que se pueden reclamar los daños sufridos por la reproducción de la imagen sin el debido consentimiento.  Tenemos también la vía administrativa, ya que la imagen es un dato personal y, por tanto -siempre y cuando al sujeto le resulte de aplicación la LOPD- podemos denunciar ante la Agencia Española de Protección de Datos. Incluso podríamos optar por la vía penal si la infracción pudiera enmarcarse en los aspectos objetivos y subjetivos del tipo penal.

En cuanto a la propiedad intelectual o industrial, podemos requerir el cese del uso indebido y no autorizado de la obra y reclamar una indemnización por daños y perjuicios.

–          Pero esto supone, además de los posibles daños y perjuicios sufridos, unos costes económicos en abogados, costas judiciales, etc.  ¿No hay forma de impedir o evitar que sucedan estas cosas?

Por la propia naturaleza de Internet, resulta complicado controlar por completo la información y contenidos que se generan y comparten, pero sí existen acciones preventivas que podemos llevar a cabo para protegernos de posibles infracciones o que nos ayuden a probar los daños en el caso de no poder evitar la infracción. Es el caso de la propiedad intelectual o industrial: puedes registrar tus creaciones en el Registro de Propiedad Intelectual, o tus marcas o patentes en el Registro de Patentes y Marcas. En el caso de fotografías o vídeos, puedes utilizar imágenes o vídeos de menor calidad e insertar marcas de agua para que la reutilización no resulte tan atractiva.  Existen las licencias Creative Commons.

Por ello, es importante contar con un buen asesoramiento legal antes de emprender proyectos o actividades que comporten el uso de las TIC.

–          ¿Y qué pasa, por ejemplo, cuando la persona fallece?

En el caso de la protección de datos personales, al extinguirse la personalidad jurídica de la persona, la LOPD deja de ser aplicable. Esto no sucede con el derecho de imagen, que pasa a los herederos de esa persona, y por tanto, se permite la protección de la memoria del fallecido a través de sus herederos. Y en cuanto a personajes reconocidos, se permite la gestión de la vertiente patrimonial de sus derechos de imagen. Fueron los herederos de John Lennon, Bruce Lee o Marilyn Monroe quienes cedieron los derechos de imagen de éstos para la campaña publicitaria de una reconocida marca de coches hace algunos años. Del mismo modo, no se extingue el derecho de autor al fallecer el mismo; la ley española prevé 50 años desde la muerte del autor, y es a partir de entonces cuando la obra pasa a ser de dominio público.

En resumen, en el mundo digital todo está al alcance de todos. Ya hemos concienciado a una gran mayoría sobre la protección de datos personales. Pero la protección debe extenderse a todos los aspectos relacionados con el derecho y, en lo que respecta a las personas, la protección de la identidad digital, la marca personal, la protección al honor y a la propia imagen, y por supuesto, a las creaciones de contenidos originales de los autores, ya sean textos, imágenes, ilustraciones, creaciones musicales, audiovisuales, o cualquiera que sea su naturaleza.

NOÈLIA MUDARRA, Abogada de Logic Data Consulting.

ESTA NOCHE ECHA EL CIERRE “WWW.SUBTITULOS.ES”

Este martes 30 de Junio por la noche echa el cierre el sitio web www.subtitulos.es, que desde hace siete años  “firmaba”, al inicio o al final de muchas series “pirata”, con el lema www.subtitulos.es. Difunde la palabra .

En un comunicado hecho público, lo atribuyen a las “leyes draconianas” (la reforma legislativa castiga con pena de seis meses a cuatro años de cárcel al que “con ánimo de obtener un beneficio económico directo o indirecto y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya, comunique públicamente o de cualquier otro modo explote económicamente, en todo o en parte, una obra o prestación literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios“).

APPLE ECHA EL FRENO….

A raíz de una entrada en la cuenta de Twitter de la cantante Taylor Swift, la multinacional APPLE “ha echado el freno” a su intención de acceso gratis, durante los tres meses de prueba del servicio, a los usuarios de su nueva plataforma “Apple Music”. No a la gratuidad en sí del servicio en el período de prueba, sino al hecho de no pagar a las discográficas y artistas durante este periodo. El propio vice-presidente de Apple -Eddy Cure- notificó a la artista que desde el primer momento Apple pagaría sus royalties a los artistas.

En su tuit, Taylor Swfit tachaba la política de Apple de “chocante, decepcionante y completamente diferente a esta empresa históricamente progresiva” y que “tres meses es un período muy largo para que no se pague, y es injusto que se pida a alguien que trabaje por nada” y que su opinión “no era la queja solitaria de una niña mimada, sino que era compartida por distintos círculos artísticos, aunque muchos tenían miedo a decirlo en voz alta por la admiración y respeto que sentían por la firma tecnológica”. La artista acababa pidiendo a Apple que reconsiderara su posición (“No nos pidan que proporcionemos nuestra música sin ningún tipo de compensación“).

Hace un año, Taylor Swift ya estableció un pulso con Spotify: retiró todo su repertorio del servicio, como forma de protesta contra el escaso dinero que, a su modo de ver, destinaba a los músicos.

“SENTENCIA YOUKIOSKE”

El pasado jueves, y al considerar que su actividad se enmarcaba dentro de un delito contra la propiedad intelectual, la web Youkioske fue condenada por la Audiencia Nacional por colgar en Internet, sin autorización, el contenido de diarios y revistas: seis años de cárcel para cada uno de sus dos responsables.

Ésta es la primera sentencia de este tribunal (desde la aprobación por el Gobierno de la nueva ley de propiedad intelectual), que condena a Youkioske por el delito en su tipo agravado (3 años de cárcel) porque el perjuicio económico a los editores fue muy elevado (de 3,7 millones de euros)

La Audiencia Nacional recuerda en su sentencia que “colgar en Internet obras protegidas o usar sistemas de intercambio de archivos constituye una comunicación pública prohibida por la ley, que sería delictiva si se obtiene beneficio económico y generaría solo la responsabilidad civil del internauta en el caso de que no haya lucro de por medio.

David González Hernández y Raúl Antonio Luque Gutiérrez, responsables de la web -alojada en un servidor de Canadá y registrada a nombre de una mercantil domiciliada en Belice- han sido condenados a 3 años de cárcel cada uno por un delito contra la propiedad intelectual, y a otros 3 años por integración en organización criminal, además de la inhabilitación durante cinco años de poder administrar una web, y a una pena pecuniaria de 196.280 euros por el lucro conseguido durante el tiempo en que la web estuvo en funcionamiento.

LOS SITIOS WEB: EL PORQUÉ DE LA NECESIDAD DE SU ADECUACIÓN LEGAL

ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN LA RELACIÓN ENTRE  “EL CLIENTE”, LA  “EMPRESA DESARROLLADORA”  Y OTROS…

… para evitar los riesgos por la actividad en la red.

… por los posibles conflictos en materia de Protección de Datos, de Propiedad del Dominio, de temas de Propiedad Intelectual, con respecto al comercio electrónico…

¿ QUÉ HACER ?

  • Registrar correctamente el nombre del dominio.
  • Establecer de quién son la titularidad y los derechos de los contenidos del sitio web.
  • Obtener la autorización de contenidos de terceros.
  • En cuanto a la publicidad y comunicaciones electrónicas, atenerse a las reglas generales de la normativa (atención al uso de cookies o tracking networks) por un lado, y a las normativas LOPD y LSSI CE.
  • Prever la temática referida al alojamiento de los servidores (regulación contractual y adecuación a la posible “transferencia internacional de datos”).
  • Regular, de acuerdo a la normativa LOPD, los datos obtenidos en formularios, cuestionarios…

DOCUMENTACIÓN LEGAL NECESARIA Y RECOMENDABLE:

  • Contrato de desarrollo del sitio web.
  • Contrato de enlace o inserción banner.
  • Contrato de creación de contenidos.
  • Contrato de hosting.
  • Contrato de desarrollo a medida.
  • Contrato de Mantenimiento.
  • Condiciones generales de contratación para tienda on-line.
  • Condiciones generales de uso de Internet y del correo electrónico (“Políticas de uso”).

 

INSERTAR UN VÍDEO NO VIOLA LOS DERECHOS DE AUTOR

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha fijado su criterio:

“Insertar, o embeber, un vídeo en un sitio web no puede considerarse como comunicación pública y, por lo tanto, no viola los derechos de autor del dueño de dicho vídeo”.

En la sentencia, conocida esta semana, se dice que incrustar o embeber material de terceros en un sitio web -realizar una trasclusión, es decir, insertar un vídeo o documento de otro sitio en una página web mediante la inclusión del código correspondiente- no necesita la autorización del titular de los derechos del mismo, siempre y cuando el vídeo esté previamente a disposición del público; el acto de incrustar un vídeo en otro sitio web no sería descrito como “comunicación pública” en el sentido del artículo 3, apartado 1, de la Directiva 2001/29, “en la medida en que la obra en cuestión no se transfiere a un público nuevo o divulgada en un modo de técnica específica diferente de la comunicación original“. Por lo tanto, cualquiera puede incrustar en su sitio web un vídeo que previamente esté disponible en la Red de forma libre y abierta, para todo el mundo, sin necesidad de pedir permiso al titular de los derechos de autor de dicho material (aunque, eso sí, siempre que la opción de incrustar dicho vídeo esté disponible, una acción no siempre posible).

¿Qué ocurrirá ahora con el conocido como “Canon Google” (el canon de la  AEDE), si la sentencia considera que el incrustar en un sitio ajeno una obra completa ya publicada no es comunicación pública?.