HACER DE “MULA” NO MOLA Y, ADEMÁS, ES UN DELITO.

Como dicta el sentido común, nadie regala nada por nada, y menos sin esfuerzo y a un desconocido.

Los caminos para blanquear dinero, de origen ilegal, a menudo se transitan utilizando  “mulas”.

¿Y qué se entiende por una “mula” en el ámbito de blanqueo de capitales?. Una “mula” es alguien que transfiere -generalmente a otros países- dinero de origen ilegal, que él recibe previamente de un tercero en su cuenta corriente, a cambio de una comisión por hacerlo (le ingresan, p.e, 3.000€, para que él transfiera 2.910€, con lo que obtiene una ganancia -“sin ningún esfuerzo”- de 90€).

¿Y cómo contacta este tercero con la posible “mula”?. Generalmente vía e-mail, con mensajes en grupos cerrados de redes sociales, por WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería instantánea, y casi siempre con apariencia de “ofertas de trabajo” (incluso “copiando” el sitio web de una empresa real, con una dirección URL parecida a ésta).

¿Quiénes son los “candidatos preferidos a muleros” que buscan estas organizaciones criminales?. Preferentemente personas recién llegadas a un país, desempleados, estudiantes y personas con dificultades económicas, con una franja de edad de 18 a 34 años y, preferentemente, hombres.

Desconfía si:

  • Recibes comunicaciones de desconocidos con la promesa de “dinero fácil”.
  • Recibes ofertas de trabajo con salarios elevados, sin tener que dedicar demasiado esfuerzo, y en los que no se necesita ni experiencia ni cualificación profesional ni académica.
  • Son ofertas de trabajo que no describen qué es lo que vas a tener que hacer, pero sí que debes tener y utilizar una cuenta bancaria; y que buscan “agentes locales” para que actúen en su nombre.
  • El contacto con este “empleador” es siempre vía “on line”.
  • Generalmente, el redactado de las comunicaciones es incorrecto gramatical y ortográficamente.

Ante estas posibles situaciones… ¿qué hacer?.

  • No contestes ni hagas “clic” en ningún link.
  • Trata de informarte de la empresa que ofrece este “trabajo”.
  • Jamás des los datos de tu cuenta corriente, salvo a conocidos o a personas de confianza.

Si, pese a todo, crees que te están utilizando como “mula”, contacta con tu banco, haz la denuncia y deja de transferir dinero inmediatamente.