NUEVA HERRAMIENTA DE PREVENCIÓN DEL BLANQUEO DE CAPITALES.

El Gobierno crea un gigantesco fichero con más de 34 millones de cuentas corrientes y de ahorro, activos y depósitos bancarios, que podrá ser consultado por jueces, fiscales, policías y miembros del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Los bancos deberán facilitar obligatoriamente la identidad de todos sus clientes.

Ni el Consejo de Estado ni la Agencia Española de Protección de Datos, en sus respectivos informes, han puesto objeciones a la creación, almacenamiento y consulta de las cuentas privadas de todos los españoles y residentes.

Se vigilarán:

– A las personas que intervengan en operaciones superiores a 1.000 euros, cuando se dude de su titularidad.

– Todas las operaciones superiores a 30.000 euros.

– Transferencias que superen los 3.000 euros mensuales.

Las Asociaciones y Fundaciones tienen que identificar a las personas que aporten fondos a partir de 100 euros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *