EL TRIBUNAL SUPREMO RECHAZA QUE LAS DISCOGRÁFICAS PUEDAN RASTREAR A LOS USUARIOS DE REDES “P2P”.

En 2009, Promusicae (la patronal de las discográficas) contrató los servicios de una empresa que tenía un programa que permitía infiltrarse en las redes P2P y detectar los ordenadores que estaban compartiendo archivos sujetos a derechos de autor. Objetivo: conseguir la dirección IP, el número único que identifica a cada máquina que se conecta a Internet, y con él ir a los tribunales para que obligaran a las operadoras a cortar el acceso al usuario que compartiera archivos de forma masiva. Pero siendo un dato personal, las discográficas necesitaban que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) les eximiera del deber de informar a los afectados de que iban a tratar sus datos. Pero ya en una resolución de julio de 2009 (http://goo.gl/NI8OC5), la AEPD les negó la dispensa, por lo que Promusicae recurrió ante la Audiencia Nacional (que corroboró el criterio de la Agencia).

Próxima estación: el Tribunal Supremo.

Pero el Supremo le ha vuelto a decir que no a Promusicae, básicamente porque estima que las direcciones IP son datos personales; y, si lo son, están bajo la protección de la LOPD que, en su artículo 5 impone la obligación de informar al afectado “de forma expresa, precisa e inequívoca, por el responsable del fichero”, en este caso Promusicae; el hecho de que los usuarios de una red P2P sepan que su dirección IP es visible (y que, por tanto, puede ser conocida) no significa que acepte de forma inequívoca su uso y tratamiento por terceros, ni que consienta de forma específica el tratamiento de sus datos, como pretendía hacer Promusicae.

Y todo y que la protección de los derechos de propiedad intelectual -defendida por Promusicae- merece todo el respeto de la Sala, dice que ésta no puede hacerse sobre la base de violar derechos, que también merecen protección, como son los derivados de la protección de datos: ningún derecho fundamental es absoluto. En este caso concreto el Tribunal ha entendido que el de la protección de datos está por encima del de la protección de la propiedad intelectual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *