DEJAR DE RECIBIR PUBLICIDAD NO DESEADA: NADIE DIJO QUE FUERA SENCILLO…

… pero medios, formas y maneras hay.

Si después de ejercer tus derechos continúas recibiendo publicidad no deseada, puedes presentar una reclamación en la Agencia Española de Protección de Datos para que tutele tu derecho o presentar una denuncia.

  • Puedes presentar una reclamación cuando el responsable al que te hayas dirigido no haya contestado tu solicitud o se haya negado a gestionarla, o cuando recibas publicidad diez días hábiles después de que haya recibido tu solicitud. En estos casos será necesario que aportes copia de la publicidad recibida, en su caso, y alguno de los siguientes documentos:
    • La respuesta dada por el responsable del fichero a tu solicitud
    • Copia de la solicitud sellada por el responsable del fichero
    • Acuse de recibo o certificado del servicio postal o de mensajería que hayas utilizado o cualquier otro documento o soporte que deje constancia de la recepción de tu solicitud por el destinatario

Puedes obtener aquí más información sobre cómo presentar una reclamación en la Agencia o si deseas puedes presentar una reclamación en la Sede Electrónica

Si optas por presentar una denuncia ante la Agencia es necesario que aportes determinada información que sólo tú estás en disposición de proporcionar y sin la cual no resulta posible que esta Agencia esclarezca las circunstancias en las que se realizó el envío de la publicidad. Así, deberás aportar la siguiente documentación:

    • Si recibes publicidad de una entidad de la que no eres ni has sido cliente y la has recibido transcurridos tres meses desde tu inscripción en la Lista Robinson, deberás aportar documentación acreditativa de la fecha en la que te inscribiste en la citada lista.
    • Si en el momento de la contratación manifestaste a la entidad que no deseabas que tratara tus datos con fines publicitarios, deberás acompañar copia del contrato o de la documentación que acredite dicha negativa.
    • Si ejerciste tu derecho de oposición o de cancelación o retiraste tu consentimiento y recibes publicidad después de diez días hábiles desde la recepción de tu solicitud por la entidad, debes aportar alguno de los siguientes documentos: la respuesta dada por el responsable del fichero a tu solicitud; o bien copia de la solicitud sellada por este; acuse de recibo o certificado del servicio postal o de mensajería que hayas utilizado, o cualquier otro documento o soporte que deje constancia de la recepción de tu solicitud por el destinatario. También debes acompañar esta documentación si solicitaste que se retiraran tus datos de las guías telefónicas y continuas figurando en las electrónicas al menos un mes después de la recepción de tu solicitud por el operador, o en la siguiente edición en caso de las guías editadas en forma de libro.

Cuando se trate de publicidad enviada por medios electrónicos y la fórmula ofrecida para oponerte hubiera consistido en el envío de un SMS o en la realización de una llamada telefónica, deberás incluir imágenes del terminal móvil en las que se muestre el mensaje de solicitud de baja enviado al remitente o la llamada realizada y la fecha y hora de su envío o realización y, en su caso, de la respuesta recibida.

Si el procedimiento ofrecido para oponerte hubiera consistido en el envío de un mensaje electrónico, deberás incluir una copia impresa del mismo, así como copia de la documentación que acredite su recepción por el destinatario (por ejemplo, acuse de recibo o lectura), las cabeceras asociadas a ese mensaje y, en su caso, la copia de la respuesta facilitada por el destinatario de la petición (si esta respuesta se remite a través de correo electrónico, debes aportar, igualmente, las cabeceras).

    • Finalmente es necesario que aportes la publicidad recibida, teniendo en cuenta lo siguiente:
      • Si se trata de publicidad postal debes incluir una copia del envío publicitario recibido que incluya la fecha en la que se ha remitido y, si no puede deducirse de su contenido, la información que permita conocer dicha fecha, la cual puede figurar en el sobre postal correspondiente.
      • Si se trata de publicidad telefónica, deberás indicar, para cada llamada, el número de la línea receptora de la llamada, el nombre de la compañía con la que tenías contratado el servicio telefónico de la línea en el momento de su recepción y, si eres el abonado, documentación (factura, contrato?) que acredite la titularidad de la línea. Debes identificar asimismo a la entidad promocionada, indicando claramente si eres o has sido cliente de la misma y especificando el número de la línea llamante así como la fecha y hora en que recibiste la llamada.
      • Si se trata de publicidad remitida a través de SMS, debes indicar el número de la línea receptora de los mensajes, el nombre de la compañía con la que tenías contratado el servicio telefónico de la línea en el momento en que recibiste los SMS y, si eres el abonado, documentación (factura, contrato?) que acredite la titularidad de la línea. También, debes acompañar imágenes del terminal móvil receptor de los mensajes, en las que se muestre, de todos los mensajes recibidos o de una muestra suficientemente representativa, el texto completo de cada mensaje y la fecha y hora de recepción y número de línea o nombre del emisor. Generalmente, esta información puede consultarse a través de la opción ver detalle del terminal.
      • Si se trata de publicidad remitida a través del correo electrónico, debes aportar copia impresa del contenido completo del cuerpo de todos los mensajes recibidos o, si estos son muy numerosos, de una muestra suficientemente representativa, acompañando obligatoriamente sus cabeceras.

Puedes obtener aquí más información sobre cómo presentar una denuncia en la Agencia o si deseas puedes presentar una denuncia en la Sede Electrónica

  • En los supuestos de acoso telefónico puedes acudir a los Órganos de Consumo de las distintas Administraciones Públicas y presentar una reclamación en materia de consumo. Conviene tener presente que realizar propuestas no deseadas y reiteradas por teléfono, fax, correo electrónico u otros medios de comunicación a distancia constituye una infracción en materia de consumo, salvo en las circunstancias y en la medida en que esté justificado legalmente para hacer cumplir una obligación contractual. Este tipo de prácticas se consideran agresivas por acoso y son desleales con los consumidores.

(Fuente: sitio web de la Agencia Española de Protección de Datos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *