ASEGURAR Y PROTEGER EL DERECHO A LA INTIMIDAD DEL PACIENTE POR ALUMNOS O RESIDENTES EN CIENCIAS DE LA SALUD

Se ha publicado la Orden SSI/81/2017, de 19 de enero, con el fin de ASEGURAR Y PROTEGER EL DERECHO A LA INTIMIDAD DEL PACIENTE POR ALUMNOS O RESIDENTES EN CIENCIAS DE LA SALUD.

Éste es un breve resumen de la orden:

 

 1 – APLICACIÓN

Alumnos o Residentes de titulaciones en ciencias de la salud que atiendan a pacientes en:

a) Centros sanitarios del Sistema Nacional de Salud,

b) Centros y entidades privadas de carácter sanitario que colaboren con el SNS en la asistencia, docencia o investigación o

c) Entidades sanitarias privadas acreditadas para la formación en Ciencias de la Salud.

2 – OBLIGACIONES DERIVADAS DE LA ORDEN

1.            Trato digno y respetuoso al paciente durante los procesos de atención sanitaria.

2.            Deber de comportamiento correspondiente a los contenidos éticos de los programas oficiales de la especialidad y con los códigos deontológicos de las profesiones sanitarias, así como a conocer el funcionamiento de los Comités de Ética Asistencial/Investigación a fin de tomar decisiones guiadas por los valores éticos.

3.            Designación de un tutor de formación especializada o tutor clínico y un profesor con plaza vinculada o profesor asociado de ciencias de la salud, pertenecientes a la plantilla del centro sanitario, cuando realicen rotaciones o prácticas en centros sanitarios.

4.            Actuar con sujeción a las indicaciones de sus responsables de docencia / tutores, y, en ausencia de estos, se someterán a las indicaciones de los especialistas de la unidad asistencial.

5.            El centro favorecerá la utilización de maniquíes / pacientes simulados, con anterioridad al contacto real con pacientes, a fin de que el alumno / residente adquiera competencias clínicas. En los Convenios suscritos con los centros educativos, se preverá la realización de simulaciones en los mismos con anterioridad al inicio de las prácticas.

6.            Deber de integrarse en la dinámica asistencial del centro con sujeción a la normativa que rige su funcionamiento, en especial cumplimiento de principios éticos y normas básicas de actuación. La Dirección de los centros sanitarios velará por la plena integración de los alumnos y residentes en formación en la dinámica asistencial del centro.

7.            Informar a los alumnos y residentes sobre las medidas de protección de datos cuando se usen dispositivos electrónicos. Prohibición de compartir información utilizando sistemas de información ajenos al centro.

3 – DEBER DE CONFIDENCIALIDAD / SECRETO DE ALUMNOS Y RESIDENTES

Residentes y alumnos están sometidos al deber de confidencialidad y secreto, no solo durante su estancia en el centro sanitario, sino concluida la misma, sin que dicho deber se extinga por la defunción del paciente.

El deber no sólo afecta a datos íntimos o datos contenidos en su historia clínica, sino también a datos biográficos del paciente y su entorno, o datos a los que se haya tenido acceso mediante comunicación verbal, grabaciones, vídeos, archivos informáticos, registros públicos o privados, incluidos los referidos a grado de discapacidad e información genética.

El personal en formación suscribirá un compromiso de confidencialidad al inicio de su estancia en el centro, que deberá constar en el Libro Registro o en los expedientes personales de los mismos que custodia la Comisión de Docencia. (Anexos I y II de la Oren, Anexo I para alumnos, y Anexo II para residentes)

4 – PAUTAS DE ACTUACIÓN EN PRESENCIA DE ALUMNOS (PROCESOS ASISTENCIALES)

Informar al paciente sobre la presencia de alumnos en formación en su proceso asistencial.

La dirección del centro sanitario facilitará al alumno una tarjeta identificativa que el alumno se colocará en lugar visible del uniforme, conteniendo datos personales, foto y referencia al grupo que pertenece el alumno, para su reconocimiento por otros profesionales y pacientes.

  • Antes del inicio del acto asistencial, el profesional responsable informará al paciente sobre la presencia de estudiantes y solicitará su consentimiento verbal a tales efectos.

En el caso de que haya que realizar alguna exploración física o intervención, deberá reiterarse el consentimiento del paciente. No obstante, será posible solicitar consentimiento global del paciente (no superior a 15 días) por un periodo limitado de tiempo, graduado según el tiempo previsto de estancia del paciente en el centro.

  • Se podrá limitar la presencia del alumno cuando el profesional sanitario entienda inadecuada su presencia por la situación clínica, emocional o social del paciente.
  • Consentimiento por representación (familiares o representantes legales) en los siguientes supuestos:

–          Cuando el paciente no sea capaz de tomar decisiones a criterio médico (estado físico o psíquico no se lo permita)

–          Cuando el paciente tenga la capacidad modificada judicialmente y así conste en sentencia.

–          Cuando el paciente menor de edad no sea capaz intelectual ni emocionalmente de comprender el alcance de la intervención. Será el representante legal del menor, tras escuchar la opinión del mismo (en los términos del art. 5 Ley Orgánica 1/1996).

  • Los alumnos deberán estar supervisados en todo momento, no pudiendo acceder al paciente o a su información clínica sin supervisión directa del responsable de su formación en el centro.
  • Limitación de la presencia de alumnos a 3 durante actos clínicos, salvo supuestos especiales consentidos por el paciente (sin perjuicio de la participación de otros mediante la utilización consentida de pantallas en otra sala).

El número máximo no podrá superar el de 5 contando también con la presencia de residentes.

5 – PAUTAS DE ACTUACIÓN EN PRESENCIA DE RESIDENTES (PROCESOS ASISTENCIALES)

Informar al paciente sobre la presencia de residentes en formación en su proceso asistencial.

La dirección del centro sanitario facilitará al residente una tarjeta identificativa que el alumno se colocará en lugar visible del uniforme, conteniendo datos personales, foto y referencia al grupo que pertenece el alumno, para su reconocimiento por otros profesionales y pacientes.

  • Supervisión de residentes será física durante el primer año de residencia. A partir del segundo año los residentes tendrán acceso directo al paciente, según las indicaciones de su tutor, de las que se informará a los especialistas de su unidad asistencial.

El acceso directo podrá limitarse cuando el médico responsable de asistencia a enfermos terminales considere preferible entablar relación privada con el paciente.

  • Limitación de la presencia de residentes a 3 durante actos clínicos, salvo supuestos especiales consentidos por el paciente (sin perjuicio de la participación de otros mediante la utilización consentida de pantallas en otra sala).

El número máximo no podrá superar el de 5 contando también con la presencia de alumnos en formación.

  • Motivos de urgencia vital: presencia de residente sin que pueda ser supervisado, estará obligado a dejar constancia de su intervención en la historia clínica, respondiendo ante sus tutores y especialistas en la unidad asistencial en la que se produjo la urgencia

6 – ACCESO A LA HISTORIA CLÍNICA

a)      Residentes:Los residentes en formación de cualquier año, por ser personal asistencial y trabajadores del centro, tienen derecho al acceso a la historia clínica de los pacientes es cuyas actuaciones asistenciales estén trabajando. El centro facilitará el acceso de los residentes a las historias clínicas mediante un mecanismo de autentificación (tarjeta identificativa y firma electrónica reconocida).

Los centros, excepcionalmente, podrán establecer limitaciones de acceso a la historia clínica en función del contexto de atención  y la política de acceso a la misma (ej. Violencia de género, política de prensa, etc.), siempre que dichas limitaciones no perjudiquen la asistencia, prevención y diagnóstico ni impidan salvaguardar el interés vital del afectado.

b)      Alumnos:Los alumnos sólo podrán acceder a la historia clínica previa disociación de los datos clínicos de los personales, para garantizar su anonimato, a excepción de que el paciente haya dado su consentimiento expreso para no alterar ni disociar dato alguno, en cuyo caso se adjuntará a la historia clínica el consentimiento.

c)       Acceso a historia clínica con fines epidemiológicos de salud pública, de investigación o docencia: Los alumnos podrán acceder a la historia clínica con datos personales disociados o historias clínicas simuladas por el responsable de docencia, a fin de garantizar que el aprendizaje se lleva a cabo respetando la intimidad y confidencialidad de los datos de salud.

La dirección del centro deberá autorizar el acceso a la historia clínica, requiriendo el informe del tutor o responsables de la investigación que se someterá a dictamen previo del Comité de Ética Asistencial / Investigación. Dicha autorización tendrá los  límites temporales que se adecuen a la finalidad concreta para la que se autoriza el acceso.

Sólo se podrán utilizar aquellos datos de la historia clínica relacionados con los fines de la investigación sin revelar características, hechos o circunstancias que permitan identificar a los pacientes. Cuando sea necesaria la exhibición o publicación de imágenes médicas o cualquier otro soporte audiovisual de los que pueda deducirse la identidad del paciente, se requerirá consentimiento escrito del mismo.

Procedimiento de disociación:Separar los datos de utilidad científica (clínico-asistenciales) de los datos que permitan identificar a su titular (núm. Historia clínica, núm. SS,  DNI, etc.). Dicha disociación será realizada por un profesional sanitario sujeto al secreto profesional.

 

 

(*)  Según la orden, resulta de aplicación la Ley 41/2002 (estatal); no obstante, en Catalunya es aplicable la Ley 21/2000

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *