APROBADO EL VIEJO-NUEVO CANON POR COPIA PRIVADA

El pasado 3 de Julio se aprobó el Real Decreto Ley 12/2017 referido al sistema de compensación equitativa que perciben los autores en compensación por la copia privada de sus obras.

Este Real Decreto Ley modifica el canon que era financiado a cargo de los Presupuestos Generales del Estado (que fue anulado por el Tribunal Supremo el pasado año) por un canon a satisfacer por los fabricantes y distribuidores de equipos y soportes de reproducción (tal y como se venía haciendo hasta 2011).

Este nuevo Real Decreto Ley ha introducido varias excepciones que salvarían los motivos que lo invalidaron en 2010, entre las que se encuentran las Administraciones Públicas -que no estarán obligadas a su pago- y las personas físicas y jurídicas, consumidores finales, y que utilicen los equipos o soportes con finalidades estrictamente profesionales, que tendrán derecho a su reembolso.

El importe del canon a pagar por cada equipo o soporte se establecerá mediante Real Decreto que se aprobará durante el próximo año y que, desde el 1 de agosto y hasta su entrada en vigor, viene establecido por el régimen transitorio introducido por el Real Decreto Ley y que desglosa los importes a abonar para los diferentes soportes o equipos, entre los que destacan:

  1. Impresoras multifunción: 5,25 euros.
  2. Grabadora DVD, 1,86 euros
  3. CD’s: 0,08 euros.
  4. CD’s regrabables: 0,10 euros.
  5. Memorias USB: 0,24 euros.
  6. Discos externos que reproduzcan contenidos: 6,45 euros.
  7. Discos integrados en un equipo que reproduzcan contenidos: 5,45 euros.*

* Se exceptúan aquellas videoconsolas que únicamente permitan jugar sin reproducir contenidos.

  1. Tablets: 3,15 euros.
  2. Smartphones: 1,10 euros.

Las entidades de gestión crearán un organismo que se dedicará al cobro y reembolso del canon, y a la que los fabricantes deberán enviar, de forma trimestral, una relación de los productos a los que se les aplica el canon. Este organismo también se encargará de firmar los certificados de excepciones para profesionales y personas autorizadas para la reproducción, y de aprobar las solicitudes de reembolso posterior. En la factura emitida al consumidor final deberá reflejarse el canon desglosado o se entenderá como no abonado, y por tanto, no susceptible de ser reembolsado.

Por el momento no se ven afectados los servicios de Streaming, pero el texto deja abierta la puerta a un futuro gravamen a plataformas como Netflix, Spotify o Amazon Prime, en su modificación del art. 31.2 LPI, eliminando la referencia al soporte que contenga la obra, y que queda redactado del siguiente modo:

«Que la reproducción se realice a partir de una fuente lícita y que no se vulneren las condiciones de acceso a la obra o prestación.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *