WEB TRACKING O RASTREO EN INTERNET: RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

¿QUÉ ES?

El rastreo de nuestra actividad en internet (en inglés web tracking) permite conocer nuestros hábitos de navegación en línea, mediante el seguimiento de nuestras visitas a páginas web o apps, clics, descargas, movimientos del cursor del ratón, etc. Estos datos también se comunican a terceros que ofrecen servicios de publicidad y analítica de datos para la web o aplicación visitada.

¿CÓMO SE LLEVA A CABO?

La herramienta principal de seguimiento web son ciertas cookies. Las cookies son pequeños archivos que, si el usuario acepta, normalmente se descargan en el navegador web. De esta forma, la página web ya puede identificar al usuario en cada una de sus visitas y analizar su comportamiento de navegación y/u ofrecer publicidad personalizada.

Otros sistemas de rastreo son: el registro mediante usuario de red social o email; píxeles de seguimiento; identificadores de publicidad de los dispositivos; seguimiento de eventos web; Local Storage, IndexedDB o canvas fingerprinting de los navegadores; logs o registros de actividad en los servidores web, etc…

El uso de diversos sistemas de forma simultánea permite crear sistemas híbridos que establecen una huella digital del dispositivo desde el que navegamos por internet. Es así como se puede, especialmente por parte de terceros, interrelacionar el comportamiento en todos los dispositivos, webs y aplicaciones que empleamos en un momento u otro.

¿TODAS LAS COOKIES SON DE RASTREO?

Ahora bien, no todas las cookies son de seguimiento; hay cookies que son necesarias para que la web funcione correctamente. Este es el motivo por el cual las páginas web que emplean diversos tipos de cookies deben ofrecer la posibilidad de aceptar o denegar el uso de cookies de forma individual (necesarias, de seguridad, estadísticas, publicitarias…).

¿QUÉ OPCIONES TENEMOS COMO USUARIOS?

Tomando como base la nota técnica al respecto de la Agencia Española de Protección de Datos, proponemos:

1. Escoger un navegador muy respetuoso con la privacidad (p.ej. Brave, Ungoogled ChromiumGNU IceCatIridium Browser o, para usuarios avanzados, Tor).

2. Si escogemos uno de los navegadores habituales, es importante conocer la configuración de privacidad:

              ::Una de las formas más sencillas de evitar el rastreo es iniciar sesión sin identificarse como usuario (del navegador); o no dejar abierta la sesión de forma constante e indefinida.

              ::Evitar la sincronización del navegador con otros dispositivos, mediante tu usuario.

              ::Protección general anti-rastreo de terceros en Mozilla Firefox, Microsoft Edge y Safari, que impide el rastreo por parte de terceros relacionados con la web que visitamos. Normalmente, esta opción incluye el bloqueo de cookies de terceros. También existen extensiones anti-rastreo para instalar en otros navegadores.

              ::Activar la función ‘do not track’ (‘no rastrear’) en Chrome, Firefox y Edge; de forma que, en cada visita a una web, se le envía un ‘mensaje’ para que no nos rastree.

              ::Borrar las cookiesdespués de cada navegación (de forma manual o automática); o bloquear las cookies de terceros en Chrome, Firefox, Edge y Safari.

              ::Navegar de forma privada (de incógnito) en Chrome, Firefox, Edge y Safari. De esta forma, en general, no se guarda el historial de visitas y descargas, se eliminan y borran cookies y no se guardan contraseñas ni autocompletado. Pero los otros tipos de rastreos que hemos visto en puntos anteriores son posibles. En cualquier caso, siempre se recomienda borrar de vez en cuando el historial completo de navegación.

3. Instalar las aplicaciones, extensiones y funcionalidades estrictamente necesarias, como forma de minimizar el riesgo al evitar las fuentes de captación de datos.

4. Emplear un navegador que bloquee publicidad como Adblock Browser; o bien instalar aplicaciones de bloqueo de publicidad como AdblockPlus (disponible para Chrome, Firefox, Safari y Opera).

5. Tener siempre la última actualización del sistema operativo del dispositivo, de la app y del navegador. Las posibilidades de configuración de privacidad están en constante mejora.

6. Bloquear o modificar regularmente el identificador de publicidad de los dispositivos Android e iOs/iPadOS.

7. Revisar y configurar las opciones de personalización/perfilado de publicidad (p.ej. en Twitter, Google, etc.)

¿CÓMO SOLUCIONAR LOS INCONVENIENTES?

En el caso de que nos encontremos con problemas a la hora de navegar, podemos:

::Utilizar dos (o más) navegadores, de forma que si la configuración de privacidad más estricta nos impide realizar alguna acción concreta, el otro navegador nos lo permitirá, al estar configurado con una privacidad menos estricta.

::Activar excepciones a la configuración de privacidad, para sitios web en concreto.

:: Oposición directa ante los editores web a través de sus páginas web (sistema de opt-out) o utilizando portales como https://www.youronlinechoices.com/es/.

Si quieres ampliar la información, puedes consultar la Guía sobre Privacidad y Seguridad en Internet de la AEPD, el INCIBE y la OSI.

No dude en contactarnos para cualquier consulta sobre privacidad que pueda afectar a su empresa o al personal de la misma.