ADBLOCKING ( bloqueo de publicidad )

2015 ha sido el año de su popularización, aunque los programas para el bloqueo y filtrado de anuncios en Internet existen desde hace años.

Los ad blockers se han convertido en todo un problema para el futuro inmediato de la publicidad online. Hay informes que calculan que alrededor de 200 millones de personas en todo el mundo utilizan ya algún software de bloqueo, lo que representa un incremento del 41% respecto a 2014; y la previsión es que durante 2016 su impacto vaya en aumento, lo que provocará un cambio en las estrategias de los diferentes agentes para intentar mitigar sus efectos.

Se estima que el 33% de los consumidores de los EE.UU. probarán algún tipo de software de bloqueo durante el primer trimestre del próximo año.

BLOCKCHAIN o CADENA DE BLOQUES

Así es como se conoce a la tecnología que sustenta la moneda virtual más popular: Bitcoin.

Las cadenas de bloques se definen como un “libro de contabilidad pública de transacciones que se producen de forma distribuida y que crece a medida que cada nodo añade nuevos bloques de información”.

El verdadero impacto de esta tecnología, no obstante, trasciende a Bitcoin; se asemeja a lo que sucedió con las redes P2P.

Parece seguro que blockchain se convertirá en el estándar de todas las monedas virtuales y de otras aplicaciones, como contratos inteligentes o dinero programable (las monedas que pueden programarse para que se pague solo cuando se cumple una determinada condición del contrato).

Se estima que el uso de las tecnologías de cadenas de bloques supondrá para el sector un ahorro de entre 15.000 y 20.000 millones de dólares en el año 2022.

TUS TUITS DEJAN RASTRO…

La fulminante destitución por parte del F.C. Barcelona del jugador Sergi Guardiola (al que había fichado ese mismo día) pone una vez más de manifiesto “el rastro que vamos dejando en Internet”, a pesar de los intentos que podamos hacer para “tratar de borrarlo”.

En la cuenta del jugador -que ya ha pedido disculpas públicamente- aparecieron una serie de tuits publicados en su cuenta hace dos años. Guardiola habría borrado los comentarios donde se atacaba a Catalunya y mostraba su apoyo incondicional al Real Madrid. Pero no fue suficiente. El jugador protegió su cuenta de twitter, pero no pudo evitar que algunos usuarios guardaran la supuesta imagen con el polémico contenido y lo expusieran a la luz pública, provocando así -por el revuelo mediático provocado- su inmediata y lógica destitución.

Lo escrito permanece…”, dice el dicho. Y, en Internet, la cosa no difiere mucho…

LOS FRAUDES MÁS COMUNES EN INTERNET

Miles y miles de personas en todo el mundo compraron algo por Internet en el último año.  Y los intentos de fraude van siguiendo la estela de estas transacciones en la red.

El objetivo común de todos ellos es hacerse con los datos bancarios o personales almacenados en cualquier dispositivo electrónico.

Los más frecuentes son:

  1. Las felicitaciones electrónicas que enmascaran un virus.
  2. Las falsas solicitudes de donativos.
  3. La recepción de correos en los que notifican que se ha ganado un premio.
  4. La venta de productos que no existen. Compras algo que nunca te va a llegar…
  5. Recibir en tu correo una certificación falsa de paquetería que no ha podido ser entregada.

Pero estos 5 fraudes no son los únicos. Lo más recomendable es una protección efectiva del equipo, tenerlo actualizado y disponer de herramientas de seguridad para proteger el ordenador.

GRACIAS….

Nuestro más sincero AGRADECIMIENTO a todos nuestros Clientes y colaboradores por haber estado -un año más- a nuestro lado, consiguiendo que  -juntos-  este 2015 que ya dejamos atrás haya sido un año muy interesante a nivel profesional.

2016  llama ya a la puerta, anunciándose con importantes novedades reglamentarias de las que, como siempre, recibirán la puntual información y el necesario asesoramiento profesional.

BITCOIN Y BLANQUEO DE CAPITALES

Extracto del artículo de Antonio Aguilera Berenguer (Experto Externo acreditado ante el SEPBLAC) en el blog de INBLAC, a cuenta de la constitución en Madrid de la primera Sociedad Limitada y en la que su capital social ha sido aportado mediante bitcoines (*).

En él, define el concepto “bitcoin”:

Un bitcoin es un bien patrimonial inmaterial “documento electrónico”, objeto de derecho real, en forma de unidad de cuenta, definida mediante la tecnología informática y criptográfica denominada “Bitcoin”, que permite ser utilizada como contraprestación en transacciones de todo tipo. Dichas unidades de cuenta son irrepetibles, no son susceptibles de copia y no necesitan intermediarios para su uso y disposición. Esas unidades de cuenta son de naturaleza virtual y se gestionan mediante procedimientos informáticos y a través de ciertas claves públicas y privadas, que permiten la transmisión de dichos bitcoins entre cuentas abiertas.

 Por tanto, dice:

Se trata de bienes muebles, que pueden ser objeto del tráfico jurídico (pueden ser compradas, vendidas) pero que además, puedes ser utilizadas como medio de pago de transacciones económicas. Por tanto, podemos comprar bitcoines de igual manera que podemos comprar naranjas, y si yo puedo pagar la adquisición de un ordenador con naranjas, también puedo pagarla con bitcoines. En ambos casos, ambas “unidades de cuenta” habrán de ser traducidas en euros, como moneda de curso legal que es.

En cuanto a la relación entre bitcoines y blanqueo de capitales, dice:

En una primera aproximación a este tema, he buscado en la regulación legal en materia de blanqueo de capitales, algún rastro que nos pueda ayudar a discernir sobre este “bien digital”, bien sea considerado como “mercancía”, en terminología usada por nuestro vetusto Código de Comercio, bien como medio de pago. Si lo consideramos como mercancía, la primera referencia la podemos observar en el artículo 16 de la ley 10/2010, de 28 de Abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo, que dice así:

“Los sujetos obligados prestarán especial atención a todo riesgo de blanqueo de capitales o de financiación del terrorismo que pueda derivarse de productos u operaciones propicias al anonimato, o de nuevos desarrollos tecnológicos, y tomarán medidas adecuadas a fin de impedir su uso para fines de blanqueo de capitales o de financiación del terrorismo”.

En tales casos, los sujetos obligados efectuarán un análisis específico de los posibles riesgos en relación con el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo, que deberá documentarse y estar a disposición de las autoridades competentes.

No cabe duda de que el fenómeno que conocemos como bitcoin, entra perfectamente en el supuesto de hecho anteriormente descrito, por lo que, cualquiera que estuviera interesado en realizar cualquier tipo de operación jurídica o comercial con la misma, deberá cumplir, como mínimo las obligaciones de diligencia debida contenidas en los artículos 3, 4, 5, y 6 de la ley 10/2010, de 28 de Abril, que han sido desarrolladas en el Reglamento aprobado por Real Decreto de 5 de mayo de 2014. En particular,  deberá  identificar formalmente a la persona con la que establezca dicha relación jurídica o comercial que tenga por objeto las bitcoines ( artículo 3), así como identificar a su titular real (artículo 4), informarse acerca del propósito e índole de la relación de negocios (artículo 5) y realizar un  Seguimiento continuo de la relación de negocios con dicha entidad o persona física o jurídica (artículo 6).

De igual manera, por su singularidad, se deberá tener presente lo dispuesto en el artículo 17 de la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales, acerca de “examen especial” que habrá de hacer todo sujeto obligado, y que ha sido desarrollado por el artículo 25 del Reglamento aprobado recientemente. Las sanciones por una infracción en esta materia pueden llegar hasta los 150.000 euros, lo que hace que no sea un tema que deba tomarse a la ligera.

 Por último, dice:

Debemos tener presente que la catalogación de los “bitcoines” como “bienes digitales”, nos debe llevar a extremar la precaución ante cualquier operación en la que el objeto de la misma sea éste o cualquier otro bien digital, lo cual, dado el avance y desarrollo de la “economía digital” hace que en el futuro este tipo de operaciones sea más frecuente y habitual.

(*) Bitcoins: “bitcoines” en español, según FUNDEU, asesorada por RAE.

“COCIENDO” EL D.N.I. EN EL MICROONDAS…

Preocupados por la protección de su vida privada, algunos alemanes están “cociendo” en el microondas su documento de identidad para destruir el microchip que contiene.

Cuando se conoció que la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA, por sus siglas en inglés) había interceptado llamadas en Alemania, algunos de sus ciudadanos se indignaron hasta tal punto que han llegado a subir vídeos a YouTube en los que explican cómo calentar las tarjetas de identidad en el microondas (aún a sabiendas de que, hacerlo, es ilegal: de acuerdo con la legislación alemana, los documentos de identificación personal son de titularidad estatal).

Los microchips están implementados en todas las tarjetas de identificación alemanas desde el año 2010. A pesar de que estudios han demostrado la improbabilidad de que el microchip sea utilizado para espiar a individuos, muchos alemanes recelan y, aunque el Gobierno alemán reconoce que la medida no gusta, no la anulará.

Un ciudadano alemán, al que se le detectó en el aeropuerto de Frankfurt un DNI sospechoso de haber sido “cocido en el microondas”, fue detenido y se enfrenta a tener que pagar una multa o cumplir una pena de cárcel por modificación ilegal de documentos oficiales.

ISIS diversifica sus fuentes de ingresos para superar la dependencia del crudo

Artículo (y entrevista a nuestro socio Víctor Altimira)

“… según apunta Victor Altimira, director del Instituto de Expertos en Prevención de Blanqueo de Capitales y Prevención del Terrorismo (INBLAC), el ‘Hawala‘ es el método preferido para los que realizan transacciones destinadas a ISIS, ya que es un método basado en la confianza y que no necesita identificación.

Altimira señala que “se ha usado desde siempre en muchos sitios de Asia y Oriente Medio“. Entre quien envía y quien recibe el dinero existen dos intermediarios, llamados ‘Hawadalas‘ y que son los encargados efectuar la transacción económica. “Está basado en la confianza porque entre los ‘hawadalas’ se dan órdenes de dinero que luego camuflan y compensan mediante facturas ficticias entre ellos, lo cual muchas veces no deja ningún rastro“.

Ante la amenaza que supone esta forma de financiación complicada de perseguir, Altimira aporta soluciones como “hacer inspecciones periódicas en lugares que puedan ser sospechosos, para que no camuflen actividades ilegales dentro de sus negocios. También hay que intensificar las labores de investigación policial para tapar cualquier agujero que puedan usar“.

(ver Artículo completo de El Diario.es ).

SOLICITADA PRÓRROGA PARA EL “SAFE HARBOR”…

Los representantes de las autoridades de protección de datos de cada país de la Unión Europea, reunidos bajo el que se conoce como “El Grupo de Trabajo del Artículo 29”, pidió ayer a la Comisión Europea una prórroga “hasta finales de enero del 2016” de la vigencia del Acuerdo de Puerto Seguro  (“Safe Harbor”), que regula la transferencia de información entre las empresas de Estados Unidos y Europa y que el Tribunal de Justicia de la UE invalidó el pasado mes de octubre.

El grupo de Trabajo ha hecho público un comunicado en el que reclama “que habrán conversaciones con las autoridades de EEUU para encontrar soluciones políticas, legales y técnicas que permitan transferencias a Estados Unidos que respeten los derechos fundamentales”. Y recuerda que este nuevo marco de Puerto Seguro ha de incluir los principios de “transparencia y proporcionalidad”.

Las agencias de protección de datos avisan de que, si antes de finales de enero del 2016, no se ha llegado a un acuerdo, entonces instan a emprender acciones como campañas informativas que alerten a las empresas y usuarios sobre los riesgos de traspasar información en un marco no seguro, ya que no se podía confiar en Estados Unidos para el tratamiento de la información de los ciudadanos europeos después de las revelaciones de que la agencia nacional de investigación (la NSA) aplicaba métodos de vigilancia masiva a todos los ciudadanos y empresas.

El Grupo 29 insta también a países no europeos a adecuar sus leyes para que sean aceptables “en una sociedad democrática”.